Historia

En 1998 un grupo de personas mayores, lideradas por Alejandro Martínez, su esposa Silvia Cruz de Martínez y Jairo Useche, conscientes de la muy grave situación de desarraigo y pobreza de las personas mayores que viven en la capital de Colombia, crearon la FUNDACION SIMEON PARA ADULTOS MAYORES DESAMPARADOS, logrando cumplir el sueño heredado por la madre de Alejandro de crear espacios de bienestar y felicidad para otros.

Nuestro nombre fue inspirado por un versículo de la Biblia del evangelio de San Lucas donde el anciano Simeón logró ver cumplida la promesa que Dios le había hecho de conocer personalmente a Jesús antes de morir. Así podría morir en paz. Esa misma paz y tranquilidad es la que la Fundación quiere brindar a las personas mayores vulnerables.

Se definió que se trataría de un hogar- día  acogiendo las sugerencias de expertos gerontólogos que afirman que este sistema cuando se trata de personas mayores funcionales (en pleno uso de sus capacidades físicas y mentales) da mejores resultados frente a la opción del hogar noche. Así se mantiene el vínculo entre esas personas mayores, sus familias, su comunidad, y otras personas de edad y condiciones parecidas.

Desde un inicio quisimos poner en práctica el lema de la Organización Panamericana de la Salud, “sigamos activos para envejecer bien” tomando en cuenta que “la actividad promueve actitudes positivas frente a la vida y contribuye más que la medicina a la prevención de enfermedades y discapacidades en la vejez”.

En 2016 nos integramos a la Red Interinstitucional por las Personas Mayores que impulsa el bienestar y la garantía de derechos y deberes de las personas mayores mediante la articulación de acciones de diversos sectores que permitan visibilizar y dignificar el rol de dichas personas en la familia y la sociedad.

Desde principios de 2017 comenzamos un proceso de fortalecimiento de nuestros programas, para sumar esfuerzos con otros actores sociales y potencializar el impacto de  la Fundación en los beneficiarios, sus familias y la comunidad del barrio El Balcón, en donde se encuentra nuestra sede.